Voluntariado y vacunas

imagen

La acción voluntaria está presente en cerca del 40% de la población andaluza. Por este motivo y dadas las condiciones de fragilidad en la que se encuentran muchos colectivos, la Plataforma Andaluza de Voluntariado pide a las autoridades sanitarias que, en la medida de lo posible se tenga en cuenta al colectivo del voluntariado en el proceso de vacunación contra el COVID19. Según manifiesta su presidente Armando Rotea, “muchas personas vulnerables dependen de la acción voluntaria y el virus está impidiendo que se pueda actuar sobre ellas, por lo que facilitar dichas acciones debe ser también una prioridad, especialmente con personas mayores o dependientes”. Asimismo, como ya se manifestó a fínales de año, se pide que se faciliten los desplazamientos en caso de cierre perimetral de municipios con las acreditaciones oportunas. “Las secuelas sociales del Covid van a ser graves y duraderas y debemos canalizar las inquietudes solidarias de buena parte de la población que quiere seguir ejerciendo esa solidaridad respetando todas las medidas de seguridad pero con la vacunación será más factible” afirma Rotea. Durante la segunda ola, el voluntariado ha permanecido estable y centrado en casi el 80% en el ámbito social y sociosanitario según se desprende del informe realizado por la PAV a finales de año en el que también se aprecia que más el 60% de las entidades ha sostenido o aumentado su voluntariado y casi el 70% ha mantenido o aumentado el número de personas atendidas. Prácticamente la totalidad de las entidades han adaptado sus acciones o las han establecido telemáticamente. La Plataforma ha elaborado un protocolo de actuación para las entidades, especialmente dirigido a entidades de voluntariado pequeñas donde los espacios son más limitados y los recursos más escasos para prevenir y actuar en caso de contagios en sus actividades.