Acuerdo con la UPO y la Junta de Andalucía para diagnosticar el sector

El presidente de la Mesa del Tercer Sector de Andalucía, Manuel Sánchez Montero, ha acudido a la firma del convenio de colaboración con la Universidad Pablo de Olavide y la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía que contempla la realización conjunta de un diagnóstico del Tercer Sector de acción social en Andalucía, con objeto de profundizar en el conocimiento de las organizaciones que lo integran.

Para Sánchez Montero, se trata de una iniciativa “muy necesaria para ahondar en la realidad del Tercer Sector, analizando su papel como agentes sociales y su capacidad de influencia a la hora de defender los derechos de la ciudadanía”. Este examen contribuirá, en palabras del presidente de la Mesa del Tercer Sector, a “establecer criterios objetivos que permitan articular la intervención social en nuestra comunidad autónoma de una manera coherente y fundamentada”.

Según se ha hecho público tras el acto, en el que también han intervenido la consejera de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, y el rector de la UPO, Vicente Guzmán Fluja, en la investigación se explorarán diversos aspectos como los ámbitos de acción, el tipo de actuaciones y tareas, las características, los aspectos organizativos, las estructuras de trabajo en red y el punto de vista de las organizaciones del Tercer Sector en Andalucía. Los resultados de la investigación serán puestos a disposición de todas las partes firmantes del convenio, así como de la sociedad en general, mediante canales de difusión de código abierto.
Este acuerdo se enmarca en la llamada «Iniciativa Bitácula», un programa de acción conjunta impulsado por la Mesa del Tercer Sector de Andalucía y la Universidad Pablo de Olavide, con el fin de fomentar la implicación y colaboración entre las organizaciones de la plataforma, el ente académico y otros actores públicos comprometidos con la justicia social y la lucha contra la pobreza y la exclusión. Una iniciativa puesta en marcha en el año 2013 y que, desde entonces, se ha ido concretando en una serie de colaboraciones en asuntos de interés común tales como la investigación social, el aprendizaje-servicio y la formación.